ISIS

 

Me casé con Isis el quinto día de Mayo

Pero no pude seguir con ella mucho tiempo

Así que me corté el pelo y me fui de allí

A un país salvaje y desconocido donde no pudiera equivocarme

 Llegué a un alto lugar de luz y oscuridad

La línea divisoria corría por el centro del pueblo

Até mi pony en un poste en la derecha

Entré en la lavandería para lavar mi ropa

 Un hombre en una esquina se acercó a pedirme fuego

Enseguida supe que no era corriente

Me dijo: “¿Buscas algo fácil de pillar?”

Yo le dije, “No tengo dinero”. El dijo, “Eso no importa”

 Salimos aquella noche hacia los fríos del norte

Yo le di mi manta, él me dio su palabra

Le pregunté, “¿Adónde vamos?” El dijo, “Estaremos de vuelta el cuatro”

Yo le dije, “Es la mejor noticia que he oído nunca”

 Pensaba en turquesas, pensaba en oro

Pensaba en diamantes y en el collar más grande del mundo

Mientras atravesábamos los cañones bajo un frío diabólico

Pensaba en Isis, y en como decía que yo era un temerario

 Como me dijo que un día volveríamos a encontrarnos

Y que las cosas serían diferentes la próxima vez

Si al menos pudiera quedarme y ser su amigo

Aún recuerdo todas las cosas bonitas que me dijo

 Llegamos a las pirámides clavadas en el hielo

El dijo, “Hay un cuerpo que estoy buscando

Si lo sacó me pagarán un buen dinero”

Fue entonces cuando supe lo que se proponía

 El viento aullaba y la nieve era terrible

Picamos toda la noche picamos hasta el amanecer

Cuando murió, deseé que aquello no fuera contagioso

Pero ya había decidido que iba a seguir

 Violé la tumba, pero el ataúd estaba vacío

No había joyas, no había nada, pensé, “Me la ha pegado”

Cuando vi que mi socio era de confianza

Cuando acepté su oferta, debí de estar loco

 Cogí su cuerpo y lo arrastré dentro

Lo eché al agujero y volví a poner la tapa

Dije una rápida oración y me quedé satisfecho

Entonces volví a buscar a Isis y decirle que la quería

 Ella estaba en la pradera donde el arroyo rumorea

Ciego de sueño, necesitaba una cama

Llegué del este con el sol en los ojos

La maldije una vez y continué adelante

 Dijo, “¿Dónde has estado?” Yo le dije, “En ningún sitio especial”

Dijo, “Pareces distinto” Yo le dije, “Bueno, lo supongo”

Dijo, “Te fuiste” Yo le dije, “Es normal”

Dijo, “¿Vas a quedarte?” Yo le dije, “Si tú me quieres, sí”

 Isis, Isis, criatura mística

Lo que me lleva hacia ti me vuelve loco

Aún puedo recordar como sonreías

Aquel cinco de Mayo bajo la llovizna

1